día 17

Han sido días de Carnaval y el pasado jueves cuando fui a la fiesta del colegio de mi hija con una peluca y unas gafas, me dijo desde sus doce años: -¿Mama! que haces así?…ha sido  la primera vez que he oido esto, hasta ahora siempre estos días habían sido una fiesta compartida, pero es evidente que se hace mayor y eso es una de sus realidades.

Recuerdo el primer año que regresé a Madrid después de haber vivido tanto tiempo fuera. Martina empezaba por primera vez el colegio y cuando llego  Carnaval tenía 4 años.  Siempre he intentado mostrar a mi pequeña que al igual que hay que trabajar y luchar para conseguir lo que se quiere, también hay que pasarlo bien.

En mi memoria, Madrid era una ciudad divertida y en la que las fiestas se disfrutaban en la calle  y como era la primera vez que iba a vivir eso con mi hija, la vestí de Blancanieves y yo disfrazada de mi pasión, de submarinista, me fui  pasear. Eran las doce de la mañana de un sábado y el día anterior había sido el pregón carnavalesco.

Antes de iniciar el recorrido, pasé por la peluquería que esta al lado de mi casa. Se llama Elite, y a lo largo de todos estos años ha sido un lugar de encuentro, de risas, de lloros, de problemas y de refugio. Barto su dueño, amigo, ya acepto que su vecina, era un poco diferente de las demás. Cuando entramos en el local vestidas de esa guisa, el aplauso fue general…y el asombro también y de allí, al metro. Como no podía caminar con aletas llevaba escarpines en los pies. Y Martina feliz con sus precioso vestido de cuento.

Y , para mi decepción, nadie, absolutamente nadie estaba disfrazado..recorrimos el centro de Madrid para encontrar a gente con el mismo talante, pero no había….eso sí, todos los que nos veían , nos sonreían, nos paraban, se hacían fotos pero éramos marcianas en la cuidad.

Regresamos un poco ¡plof!..bueno, yo, porque Martina no se quiso quitar el traje, estaba encantada y me decía guapa cada vez que me ponía las gafas de buceo.DSC02875

Al día siguiente con esa cabezonería que me caracteriza y por la que intento que mis proyectos salgan adelante, cambie mi disfraz  por algo mas cómodo y debajo se una peluca violeta me fui otra vez con mi Blancanieves a la Plaza Mayor, donde el Grupo Morboría hacía un espectáculo de calle…y por fin,  encontramos nuestro sitio entre piratas, brujas, moustros y demás gente respetable. A veces aunque te sientas diferente puedes encontrar almas cercanas.

marandmartcarnaval

2 pensamientos en “día 17

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s